Sentaje con recibos falsos o los timbres para la NFR

En el tradicional Corso de Corsos, la dirección de Ingresos Municipales de la Alcaldía de Cercado puso en circulación unos mil recibos valorados de dos y cinco bolivianos para cobrar el sentaje a los propietarios de anaqueles, carritos y casetas que se instalaron provisionalmente en todo el recorrido del Carnaval de la Concordia.  Otro caso.  ¿Cuántos recibos valorados por el parqueo están contemplados en el presupuesto 2003 de la Municipalidad de Cochabamba?.  La respuesta: NO se sabe, pero, en el primer caso, la ex Alcaldesa del Castillo admitió irregularidades y cambió misteriosamente de destino a los cobradores ediles.

De hecho muchos ingresos municipales de la Alcaldía de Cochabamba están fuera de presupuesto.  El escándalo de los recibos falsos y «clonados» por el sentaje están, sin duda dirigidos a alguna actividad inmoral fuera del control de los funcionarios municipales. Cualquier oponente, responsable y serio, afirmaría que estos cobros están dirigidos a las arcas del partido político oficialista.  Afirmación que no tendría oposición, aunque las auditorias fiscales y «a medida» indiquen lo contrario.

Desde que la Alcaldía Municipal de Cochabamba fue adjudicada en simple remate electoral, el poder de exigir contribuciones inconstitucionales se convirtió en una norma.  El ciudadano (vecino de la ciudad) no deberá preguntar sobre la legalidad del sentaje en las calles de dominio público, aunque tropiece con un puesto de venta de taladros eléctricos, guantes de cirugía o agujas.  Peor si investiga sobre los timbres que le cobran o le cobrarán en caso de que tenga que legalizar cualquier documento.  Sí, señor.  En la Alcaldía Municipal se legalizan documentos a cambio de contribuciones.  ¿Contribuciones para quien?  Alguna vez en la Contraloría General de la República se cuestionaron, o por lo menos, consultaron la ley para averiguar si los timbres municipales son legales (redundancia).  Ni los concejales opositores, en su soledad, saben lo que pasa.  El partido oficialista tiene una ventanilla única de ingresos, en vista de las elecciones municipales de 2004.

Y los recibos del parqueo confirman la norma, porque no son la excepción. Los parquímetros humanizados (vecinos con chalecos azules y que están fuera de planillas y de presupuesto) portan unos recibos por la tasa de parqueo que brillan por la numeración que sólo induce a una dudosa y sospechosa fiscalización.  ¿Quién controla el parqueo en Cochabamba?

No es posible.  El escándalo tiene un terreno de cultivo.  La espalda de los vecinos.  El cochabambino o la cochabambina, y también los que no son pero viven en Cochabamba, tienen el derecho de rehusar el pago de cualquier contribución que no este respaldada por normas constitucionales.

Simple.  El nuevo Alcalde Montaño deberá iniciar una investigación responsable sobre las contribuciones especiales que cobra el municipio en Cochabamba y elaborar un inventario de todas aquellos tributos que no cuentan con el respaldo normativo que ordena la Constitución Política del Estado.  En la década de los 70, la ciudad de Sucupira y su alcalde Paraguazú ofrecieron mayor transparencia a sus ciudadanos.  Aquí sólo faltan las pistolas.

error: El contenido textual de gonzalesyaksic.com está protegido en Bolivia por la Ley Nº 1322.