Los obreros y la clase media, los cuervos que Evo crió

En los centros de inteligencia del gobierno de Evo Morales, están viendo con preocupación que las bases populares del “proceso de cambio” se van diluyendo; y sus tendencias antiimperialistas y revolucionarias van paulatinamente perdiendo grandeza. Hacia adelante le costará mucho al gobierno cohesionar una fuerte base laboral de apoyo antes de las elecciones de 2014, porque los sectores obreros analizan aún con malicia su posible alianza con la agenda programática del masismo. La clase obrera boliviana está reclamando al gobierno por algunas promesas incumplidas, como son la nueva Ley General del Trabajo, la campaña de sindicalización masiva (cada boliviano con su sindicato) y el fortalecimiento del sector social y comunitario de la economía (nacionalizar todo). Entonces los obreros ya se pintan como esos cuervos que se concentrarán en los ojos de Evo Morales.

Lo que no han percibido los operadores oficialistas es que amplios grupos de obreros están en busca de mejores oportunidades y han comenzado a transitar hacia la clase media, ejerciendo emprendimientos privados y negocios especulativos e ilícitos. Pero en un afán de supervivencia es posible que el gobierno, en los próximos meses, busque nuevamente apoyo en los sindicatos obreros, enamorándoles con algunas medidas demagógicas y desequilibradas. Quizás este hecho pueda afectar negativamente a toda la izquierda boliviana, obligando a sus líderes, especialmente los disidentes, a que “terminen acostados con la derecha”, sólo para sobrevivir.

Pero lo que el gobierno no podrá reconquistar es a la clase media, de la que se ha alejado voluntariamente, y que en estos últimos cinco años ha visto mejores oportunidades en un ambiente cargado de libertad que en el comunitarismo que líricamente entona el gobierno del masismo. Es que el otro cuervo es la clase media que ya comenzó con su cometido de sacarle los ojos al gobierno. Una buena parte de las personas que conforman la clase media fue cautivada y utilizada el 17 de octubre de hace 10 años para artificialmente repudiar lo republicano y precipitar al país en un proyecto absolutamente tiránico y antidemocrático; además de que fue arreada hacia las urnas y embriagada en medio de una suerte de gimnasia muy tiránica y autoritaria.

Si algo notable ha ocurrido es que desde 2005 el gobierno del masismo ha sacado del anonimato a un sinfín de actores sociales que hasta ese momento permanecían ocultos dentro del campesinado pobre, lo marginal y el narcotráfico, que naturalmente han emergido como una nueva clase media y que ahora están librados a su propia suerte.  No son nuevos ricos, son personas con demandas duras para satisfacer sus aspiraciones de futuro y que los políticos no oficialistas están obligados a proponerles reformas sociales y laborales, además de garantizarles algunas condiciones favorables y justas para su incorporación al sector privado como emprendedores.

Si la clase media y los obreros son los cuervos que le sacarán los ojos a Evo Morales, alguien debería concentrar su atención en estos sectores  y aliarse  con ellos, para liberarles de la incertidumbre sobre su probable retorno a la pobreza si el comunitarismo prospera y sanarles del resentimiento hacia los personajes de la clase media tradicional, Sería algo nefasto si existe, dentro de la clase media, alguien que no ha terminado de entender qué es lo que está pasando.

error: El contenido textual de gonzalesyaksic.com está protegido en Bolivia por la Ley Nº 1322.