Los difuntos pedagogos

Ha comenzado la ridícula labor de los pedagogos de la nueva Constitución Política del Estado (CPE).  Este magisterio, que se concentra en la difusión del contenido la nueva ley de leyes, ha sido asumida de forma voluntaria por los líderes de la oposición, sin que hasta la fecha hayan tocado, por omisión voluntaria, los difíciles temas vinculados con el control social, la megainfluencia del populacho y la masa sobre lo jurídico, el poncho rojo sobre la toga, o el chicote sobre la ley, conceptos genéricos que ahora están constitucionalmente institucionalizados. No quiero estar confundido el día en que nos den estas lecciones, porque ya estamos viendo que los pedagogos están bien muertos de vergüenza cada vez que explican su complicidad en la pavimentación del camino al totalitarismo, que tanto criticaban en el pasado reciente.

Desde el Palacio Quemado ven con mucho optimismo cómo los opositores, que ofician supuestamente contra el MAS, han adoptado una actitud poco relajada y se fueron agotando a sí mismos con el rosario de explicaciones sobre su “altruista participación” a la hora de permitir la aprobación de la nueva CPE, redactada a la medida de sus magníficos enemigos políticos. Ya decían los buenos viejos: “El que explica se complica”.

Hay que destacar la habilidad política con la que actuado el Presidente del Estado (antes Presidente de la República), para consolidar una política magistral con el fin de aniquilar a sus enemigos, quedando solos Tuto y Samuel sobre el tapete, con sus caras rosáceas delatando que están ya maduros para ser expulsados del tablero debido a sus problemas internos de divisiones y contradicciones. García Linera espera que de aquí a un lustro aparezca el nuevo líder opositor de mediana altura, pero ha rogado que éste no salga de la olla en la que se conservan las osamentas de quienes se constituyeron en los pedagogos del oficialismo. En este escenario hay que decirles a los líderes de la oposición que el MAS se está aprovechando radicalmente de las desgracias de todos sus diputados, senadores y ex constituyentes del equipo perdedor.  Mucho cuidado, y peor aún si el Presidente del Estado está concentrado en aumentar las desgracias de sus opositores para mermar su fuerza aún más.

Una de esas desafortunadas escenas queda representada cuando el conocido líder de la minoría política, Doria Medina, ha solicitado públicamente al Presidente del Estado trabajar juntos para mejorar la economía y superar la crisis. Tarde, porque el NO fue rotundo. Este empresario y político cree que fue un éxito histórico el haber llegado a un acuerdo político para pacificar el país y desplumar al ciudadano boliviano para que consienta una CPE que se cae a pedazos por sus fratricidas paradojas; y con esta experiencia exitosa propone formar nuevas mesas de diálogo para lograr soluciones a la crisis del capitalismo boliviano.  Por desgracia Doria Medina es un capitalista y no se dio cuenta que se acercó a pedir ayuda a un personaje que quiere destruir el capitalismo y a sus operadores. Ni modo, allá ellos. Sólo debemos recordar que Evo, como guerrero, ya ha ganado la iniciativa, mientras que la oposición ha adoptado una posición pasiva dentro de la campaña del SI a la CPE. Así afirman los enterrados vivos, pero los demás les diremos NO.

error: El contenido textual de gonzalesyaksic.com está protegido en Bolivia por la Ley Nº 1322.