Juanes le cantó al pueblo cubano, no a los autómatas

Lo que no se vio detrás de los telones ya está en la página de YouTube y todos los canales de televisión. Se trata del video con las imágenes del incidente sombrío que vivieron los cantantes Juanes, Miguel Bosé y Olga Tañón, momentos antes del concierto cuando descubrieron que eran rastreados por espías y agentes encubiertos de la dictadura castrista. Seguro que esos momentos vividos de tensión y de frustraciones muy húmedas, les obligaron a escoger entre la fragilidad de una democracia con libertad que vivir en la solidez de un socialismo comunitario como el de Cuba, en el que no se puede cantar con espontaneidad. Es que hasta el jueves pasado sólo habíamos visto lo que sucedió desde el escenario hacia afuera, pero los que aún vivimos en libertad hemos percibido que el concierto “Paz sin fronteras” fue un machetazo asestado por unos artistas, unas mujeres y unos hombres soberanos en un ambiente de socialismo sin libertades. En este evento ha destacado la creatividad del individuo sobre el automatismo impuesto por la dictadura, que se limitó a escuchar. Así de claro.

En sana lógica, resulta repetitivo indicar que se trató de un show musical ofrecido a unos cubanos y cubanas mecánicamente amontonados, que han coaccionado a los cantantes para que no cometan la locura de contaminar el ambiente del socialismo comunitario que está necrosado hace más de 50 años. Los momentos desgraciados que vivieron estos artistas son constancia material de como son y operan los comunistas. Ya se sabe que a ese concierto fueron gentes elegidas, esas del partido y otras empujadas por la intimidación política. A Juanes, Bosé y Tañón les ha costado entender esos argumentos monótonos de que en Cuba prevalece una dictadura compacta; y a fuerza de experiencias han tenido que simpatizar, de dientes para adentro, con la gente que se opuso desde el principio al socialismo dictatorial de los Castro. Sólo basta preguntarse ¿Qué tal hubiera sido el concierto con la gente de a pie, con la del verdadero pueblo cubano?

Es que para sacar conclusiones objetivas hay que ver el video del incidente, no mirarlo simplemente. Cuba es un país que vive puro totalitarismo, exactamente ese que reprime todo lo que no es idéntico a lo que piensan o dicen los autócratas que parasitan en el poder. Lo contrario se enarbola en la imagen de estos cantantes, librepensadores y creativos, que ya no conviven con la dictadura de los represores que les han hecho pasar momentos tan aciagos.

En fin, ninguna de las estrellas de este concierto quería consentir, antes del domingo, que los autócratas cubanos los estaban utilizando con fines poco éticos. Ahora, y luego de sentir las lágrimas de Juanes y los solistas que le acompañaron, se ve que están unidos más a ese pueblo sufrido y automatizado que vive una pesadilla por más de medio siglo. Pero una cosa queda clara: En Cuba la persecución y la represión contra propios y extraños continuarán, si los artistas del mundo libre dejan de cantar.

error: El contenido textual de gonzalesyaksic.com está protegido en Bolivia por la Ley Nº 1322.