El mejor disolvente: Tuto Quiroga

La mayoría de los bolivianos y las bolivianas está de acuerdo que la mejor opción para desplazar del gobierno al MAS es fundir las fuerzas opositoras en torno a un líder carismático; que sostenga esa doctrina que colectivice la recuperación de dos valores fundamentales: el Estado de Derecho y la libertad. Estos son los comunes denominadores que se deben dirigir a un punto de concentración más fuerte. La clave para derrotar al MAS radica en el desprendimiento de los intereses personales y un aporte generoso de visiones democráticas puras y sinceras de los dos o tres líderes que tienen una mejor aceptación en el electorado. Ellos deberán movilizar las coincidencias y privilegiarlas con intensidad para vencer no sólo a los políticos oficialistas, sino también a los líderes opositores que durante más de tres años y medio han diluido y desbaratado un sinfín de nobles propósitos.

Una imagen vívida de estos afanes disolventes y dispersivos queda reflejada en la fotografía que más ha impactado esta semana que termina. Se muestra a Tuto Quiroga acompañado de un diputado y un ex asambleísta de la concertación Podemos – PDC, todos con unas caras que precisamente no expresaban esperanza ni felicidad. Ellos se reunieron para inaugurar una oficina de campaña y desahuciar los buenos empeños de crear un frente común y fuerte para encarar las elecciones presidenciales de diciembre próximo. Quiroga criticó a los líderes políticos que están impulsando la idea de conformar un bloque único, con el argumento de que la experiencia ha demostrado que esos pactos no funcionan y que al unirse todos contra el MAS, lo único que lograrán es hacerle un favor. ¡Esto es increíble!.

Si de hacerle favores al gobierno se trata, Podemos y su líder han cooperado en todos los planes oficialistas para disolver al pueblo y facilitar la liquidación del Estado de Derecho. Sin mencionar las miles de actitudes inauditas que Podemos ha demostrado desde enero de 2006; y que en sintonía con el MAS han comprometido seriamente las libertades en este país. Podemos y Quiroga han perdido prestigio y ya no pueden recuperarlo, y sólo les queda menospreciar lo que por sus acciones indolentes jamás pudieron lograr: la unidad de Bolivia; esto es lo que desdeñan. En una actitud desesperada e ingenua han tratado de demostrar una superioridad que no la tienen y lo único que lograron fue hacerse de más enemigos. Sí que los tienen, y bastantes.

Si para Quiroga y Podemos las alianzas no funcionan, queda claro que los paradigmas mentales con los que razonan han prescrito. Esas alianzas, pactos y coaliciones de fines del siglo XX, precisamente hicieron a Tuto presidente, a base de las negociaciones de intereses personales, oscuros y antihigiénicos. Ahora las convenios honestos para formar ese frente único e identificar un candidato poderoso y aglutinador pasan por el establecimiento de una doctrina que motive al pueblo para vivir en armonía con su gobernante, de modo que le acompañe donde sea, con la seguridad que no se perderá un ápice de libertad en el camino de restablecer el pleno Estado de Derecho.

Llegó la hora de prescindir definitivamente de los individuos que disfrutan al vernos divididos y disueltos. Aplaudiremos el día en que Quiroga y su séquito abandonen el tablero de la política; de lo contrario la infelicidad terminará con ellos.

error: El contenido textual de gonzalesyaksic.com está protegido en Bolivia por la Ley Nº 1322.