Cumpleaños feliz

El pasado 4 de agosto de 2004, el nuevo Código Tributario Boliviano (CTB) ha cumplido un año de su publicación en la Gaceta Oficial de Bolivia y generó un ámbito de incertidumbre del que los bolivianos y bolivianas aún no podemos salir.  Nadie sabe lo que ocurre con su aplicación y menos las autoridades no terminan de ponerse de acuerdo sobre su legal aplicación.

Muchos fueron los seminarios y talleres que se desarrollaron en todo el territorio nacional para resaltar y enfatizar los rasgos negativos de la nueva norma fiscal.  Muchos especialistas no dudaron en utilizar su mejor artillería pesada para dar cuenta con el monstruo que se había creado.  No sirvieron los seminarios menos los especialistas con sus agudos comentarios para vulnerar la integridad del Código Tributario.   Tuvo que ser el Triburnal Constitucional el que a instancia de algunos diputados que apostaron a la lograron demostrar que sí

Se deformó completamente los supuestos jurídicos de la responsabilidad tributaria al incrementar ilógicamente los grados de exigencia fiscal sobre los terceros responsables y amplia la responsabilidad penal por ilícitos tributarios sobre los profesionales que actúan libre y contractualmente con el contribuyente.

Aún nadie ha asumido en proceso legal y con el valor que se requiere la denuncia de inconstituiconalidad del concepto de deuda tributaria que aparace en el nuevo CTB,  A la luz del sano entendimiento la determinación de la deuda que ahora aparece en el CTB fue instalada para favorecer al fisco, haciendo exigible la deuda con interés compuesto y a partir del vencimiento de la obligación de pago tributario; y no, como manda la doctrina nacional, con interés simple.

Ahora más que nunca, el contribuyente está sintiendo que el CTB es confiscatorio porque se están aplicando medidas precautorias y sanciones administrativas exageradas y desmedidas sólo para garantizar que la Administración Tributaria pueda cobrar la deuda tributaria sin oposición del contribuyente, como es el caso de la retención de devoluciones tributarias y otros pagos que debe realizar el Estado y también las retenciones de fondos de propiedad del deudor para asegurar el cobro de la deuda tributaria.

Otro tema sin solución y profundizado aún más con el nuevo CTB es el relativo a la prescripción de las obligaciones tributarias.  Aunque no se crea la Administración Tributaria sigue tratando de cobrar deudas de hace más de 15 años atrás, sin que se pueda aplicar válidadmente la excepción de prescripción. periodo de cuatro años para la prescripción de la obligación tributaria, contado desde el año calendario siguiente a aquel en que se produjo el vencimiento del periodo de pago, lo cual en la realidad y en los hechos nos habla de un periodo de cinco años. (artículos 59 y 60)

error: El contenido textual de gonzalesyaksic.com está protegido en Bolivia por la Ley Nº 1322.