Venezuela

  • ¿El jefe indio irá a la guerra?

    La conversación telefónica entre el dictador venezolano y el boliviano, fue jocosa y cargada de alimento para los bobos. Fue suficiente que Maduro califique a Evo como el “jefe indio del sur” para que se desate una escaramuza ridícula en las redes sociales y en el campo político. Hubo quienes colocaron al indio cocalero con un tocado de plumas a la usanza de los jefes cheyenes; otros no dudaron en despotricar contra la posición subordinada que asume el presidente boliviano cuando se somete a sus jefes venezolanos y cubanos; ni hablar de la defensa que hicieron algunos opositores de la

    Leer más…

  • Los curas y la constituyente

    Siempre he rechazado la infausta idea de que cualquier religioso o militar participe activamente en política gubernamental. Cada vez que un cura, un imán o un rabino han provocado activismo político, nunca nadie ha dudado de los trágicos, belicosos y fúnebres resultados de sus intervenciones. Peor cuando los militares participan apoyando y sosteniendo a los gobernantes o liquidando a los opositores de sus patrones. Ni hablar de las dictaduras castrenses, menos de las teocracias sentidas y vividas a lo largo de la historia. Mejor olvidar todo esto.

    Leer más…

  • El madurazo y los narcoestados

    Desde que apareció esta mi columna en el papel periódico, nunca he dudado en criminalizar el populismo, especialmente aquel que ha sido diseñado y matizado con el estilo cubano. No nos equivocamos muchos analistas cuando predijimos que estos proyectos políticos de Ecuador, Venezuela, Nicaragua y Bolivia, bajo el apelativo poco convincente de Socialismo del Siglo XXI, iban a convertirse en unas dictaduras muy parecidas a su célula madre, la vieja revolución cubana. Dicho y hecho, el presidente Maduro el día jueves ordenó al Órgano Judicial de Venezuela que liquide la Asamblea Legislativa y obre un comando popular transitorio que institucionalice

    Leer más…

  • Foro de Sao Paulo, consuelo de tontos

    Después de la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989, entró en auge el neoliberalismo en los países de Latinoamérica y el Caribe; y algunos de sus partidos y movimientos de izquierda salieron en desbande y otros explotaron en mil pedazos. Fueron los socialistas cubanos los únicos que quedaron en la orfandad más severa y con el único gobierno tiránico de la zona. En un afán de supervivencia muy instintivo, los partidos comunistas y socialistas latinos organizaron una mesa de reunión muy especial, entre muchas, para redefinir su misión en el escenario internacional. Así nació el Foro de

    Leer más…

  • Nos falta hablar chino

    Ya resulta muy aburrido el discurso antiimperialista de los gobernantes bolivianos. Con algo de anticolonialismo nos han acostumbrado a que todo lo que viene del norte de América o de Europa suele ser atentatorio a los derechos e intereses más elementales de cualquier ser vivo que habita esta recóndita parte del sur de América. Estos últimos siete años nos llenaron los ojos y los oídos con artificios demoniacos que condenaban cualquier bebida, comida, juguete, mechilla, alfiler, perfume o pantalón de origen o fabricación imperialista. Pero este último tiempo los antiimperialistas bolivianos han puesto en duda su honestidad y perseverancia.

    Leer más…

  • El ministerio del bruto feliz

    El presidente Nicolás Maduro, ha decidido crear el Viceministerio para la Suprema Felicidad Social del Pueblo Venezolano; y lo hizo a sugerencia de su esposa, Cilia Flores, que fervientemente deseaba crear un gran despacho filantrópico con un mando centralizado, donde se tramiten reclamos de los venezolanos más necesitados. Esta decisión, junto con otras obras sociales, ha dicho Maduro, “tenemos que llevarlas hasta el cielo en agradecimiento a Hugo Chávez”. Esto no puede ser definido de otra manera. Es una treta que envuelve un proyecto de largo aliento para perpetuar en el poder a una élite sin escrúpulos.

    Leer más…

error: El contenido textual de gonzalesyaksic.com está protegido en Bolivia por la Ley Nº 1322.