Oficialismo

  • La izquierda y la banda de Jhas

    Ha provocado distracción la orden administrativa de traslado a una penitenciaria de alta seguridad del líder de la banda de Jhas (por Jhasmani T.), esa caterva de abogados que coaccionaban moral y violentamente a sus víctimas. Tengo mis dudas sobre la coincidencia de este evento con otros de carácter político que estaban haciendo mella en la popularidad del gobierno. En pocas horas se divulgaron imágenes de las torturas, aparecieron autoridades públicas ejecutando órdenes, detuvieron y persiguieron a los cómplices, destaparon unos consorcios malevos de jueces, abogados y policías implicados. Raro, todo raro, muy raro.

    Leer más…

  • Lo mejor de la oposición

    La noche del viernes pasado la Cámara de Diputados sancionó la Ley de Organizaciones Políticas que abre la posibilidad de la reelección de Evo Morales. Lastimosamente para quienes aún creen en el Estado de Derecho, las elecciones primarias se celebrarán de acuerdo con los planes del gobierno y en función de las ambiciones oficialistas. Mis lectores tendrán que hacer un pequeño esfuerzo para meterse en la cabeza la idea de que Evo Morales será candidato, porque no hay poder real en Bolivia que lo impida, pese a que algunos miembros del Tribunal Supremo Electoral ya han dado señales muy tibias

    Leer más…

  • El castigador de derecha

    La Cumbre de Justicia, se ha desarrollado en un ambiente poco alentador porque el Gobierno simplemente ha aislado a los proponentes sensatos y legitimado a los actores que materializarán el proyecto gubernamental de humillación plena del juez al poderoso. En este evento no faltaron aquellos operadores oficialistas que creen que la justicia es un signo de refinamiento, y otros, como los indigenistas exaltados, que alientan la institucionalización de la venganza, ese vestigio de barbarie muy propio de su pasado primitivo y su justicia comunitaria.

    Leer más…

  • Sólo 500 metros cuadrados

    Las opiniones vertidas desde esta columna se propagaron en Palacio Quemado y fue el vicepresidente García que salió al frente y dijo enfáticamente que nunca se elaboró o presentó algún proyecto de ley sobre la propiedad de bienes inmuebles urbanos; y que todo se trataba de una “guerra sucia política”. Es nuestro deber recordar que todas las guerras en este país las inició el propio gobierno y cuando sus consecuencias son incontrolables, recurre al expediente fácil de endilgar la provocación a la derecha o los políticos opositores. Lo que debió haber hecho el vicepresidente, antes de lanzar esas afirmaciones, fue

    Leer más…

  • La expropiación de los inmuebles urbanos

    El gobierno ha congelado temporalmente el proyecto de la Ley de Regularización de la propiedad sobre inmuebles urbanos, debido a que grupos inmorales estaban diseñando planes para abusar de los alcances de esta ley y apropiarse de lo ajeno en nombre del control social que tanto exalta el partido oficialista. Pero ahora queda claro que el gobierno también persigue el fin de alterar los nervios de la población entera, de tal modo que se genere una sensación de riesgo incontrolable y todos los inmuebles pasen por el cepillo expropiador. Y justamente es el tema de la expropiación que ha calado

    Leer más…

  • La guerra de los inmuebles será en Urkupiña

    El día de mañana toda la gente honrada que tienen algo de confianza en sí misma y que cree en el esfuerzo individual para convertir en realidad cualquier sueño, marchará rumbo a colina de Cota para ofrecer sus mejores virtudes teologales a la virgen de Urkupiña. La mayoría del pueblo modesto comprará las alegorías de títulos de propiedad, las miniaturas coloridas que simbolizan lotes de terreno, casas, techos, edificios de 3 o 6 pisos; además de los papelitos que tienen inscritos planos de construcción, contratos hipotecarios, como queriendo materializar y exaltar, de forma mágica e inmediata, su más intimo derecho

    Leer más…

error: El contenido textual de gonzalesyaksic.com está protegido en Bolivia por la Ley Nº 1322.