Masismo

  • Infierno fiscal 2.0

    Cuando los contribuyentes del sistema tributario nacional emiten una crítica, del calibre que sea, contra el trabajo del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) ocurre que tienen un punto de vista equivocado y sesgado. Por supuesto que no es así, porque el contribuyente es quien paga los tributos y tiene una óptica muy distinta del ente fiscal que los cobra. No existe contribuyente registrado en este país que no tenga un criterio mínimo sobre las formas que utiliza el SIN para consolidar su terrorismo tributario, como así denomina a esta arremetida mi amigo Luis Christian Rivas Salazar. Los servidores públicos registrados

    Leer más…

  • En nombre de Salvatierra

    En la declaración universal de derechos humanos aparece el postulado que toda persona tiene derecho a una nacionalidad y también a cambiarla. Punto; y ahí terminó el furibundo debate sobre la nacionalidad chilena de la Presidente de la Cámara de Senadores, que ha tenido ocupados y embobados a todos aquellos seres que no tienen mucha capacidad para distinguir el verdadero trasfondo de este tipo de eventualidades, tan sospechosas. Evo Morales ha saludado esa renuncia a la nacionalidad chilena, y ha destacado el compromiso de la senadora con Bolivia y especialmente con Santa Cruz. Irónicamente diría que alguien debería saludar a

    Leer más…

  • Quillacollo, el núcleo de la corrupción

    Creo que a los ciudadanos de Quillacollo no les ha extrañado la orden judicial de detención preventiva contra el alcalde renunciante Zacarías Jayta y el presidente del Concejo Municipal, Víctor Osinaga, por delitos de corrupción. Es que en esta ciudad desde hace más de un cuarto de siglo la corrupción pública es la regla, mejor si tiene un tinte de socialismo y algo de indigenismo comunitario; es decir si la corrupción tiene protección gubernamental. Jayta y Osinaga no han sido la excepción. Así de claro. Poco o nada cuesta reconocer públicamente que en los hechos las autoridades ediles de Quillacollo

    Leer más…

  • Lo mejor de la oposición

    La noche del viernes pasado la Cámara de Diputados sancionó la Ley de Organizaciones Políticas que abre la posibilidad de la reelección de Evo Morales. Lastimosamente para quienes aún creen en el Estado de Derecho, las elecciones primarias se celebrarán de acuerdo con los planes del gobierno y en función de las ambiciones oficialistas. Mis lectores tendrán que hacer un pequeño esfuerzo para meterse en la cabeza la idea de que Evo Morales será candidato, porque no hay poder real en Bolivia que lo impida, pese a que algunos miembros del Tribunal Supremo Electoral ya han dado señales muy tibias

    Leer más…

  • La cara feíta de los Kjarkas

    Después de que la ciudadanía boliviana ha estado expuesta a los soporíferos alegatos en la Corte Internacional de Justicia, ahora se ha volcado de lleno a fanatizar políticamente sobre la nueva composición del grupo musical Kjarkas, que se denomina “Cara Bonita”. No cuesta nada desentrañar la canción para encontrarse con media decena de frases divertidas: bella mujer, cara bonita, bien jovencita, joyita, linda; y otras más mundanas: mucha plata y “otro nivel”. Dicen sus seguidores que el ritmo de morenada que acompaña esta canción es muy animado y sugerente; pero lo que llamó la atención fue la avalancha de críticas

    Leer más…

  • La juntucha opositora

    «La oposición es una juntucha que no tiene una lógica de ideología que los une, un partido político que los une». Así declaró el viernes pasado la presidenta de la Cámara Baja, Gabriela Montaño. ¿Qué ocurrió? Los diputados opositores no lograron ponerse de acuerdo para elegir a sus jefes de bancada y peor intentaron lograr un compromiso para cubrir la Segunda Vicepresidencia, la Tercera y Cuarta Secretarías que les corresponde por reglamento. Un senador denunció que existe un grupo opositor que busca aliarse al MAS; y otros diputados, también opositores y más cándidos, denunciaron que son víctimas de extorsiones, acosos

    Leer más…

error: El contenido textual de gonzalesyaksic.com está protegido en Bolivia por la Ley Nº 1322.