LIbertad

  • 21F, 21M, 21A, 21M, 21J… y así sucesivamente

    En términos cuantitativos, han resultado un éxito las dos concentraciones preparadas para conmemorar el 21 de febrero de 2016, tanto la que se convocó para hacer respetar el resultado del referéndum que impidió definitivamente la reelección del presidente; y la otra que impulsó el gobierno para denunciar los efectos nocivos que una mentira de alcoba y un desaire de paternidad habrían ocasionado en la democracia. Ambas movilizaciones fueron masivas y se desigualaron por dos características simples; a la primera los ciudadanos concurrieron al anochecer de forma sincera y libre; en cambio a la segunda los marchantes se reunieron cerca del

    Leer más…

  • Don Cayetano así nomás había sido… libre

    Se publica hoy el último artículo perteneciente a la columna Entre Paréntesis de don Cayetano Llobet, nuestro vecino dominical en este barrio de papel. Aquí en Los Tiempos se le permitió ejercer la libertad de expresión, como la real y sana convivencia humana lo autoriza, sin censuras o presiones, animando a sus lectores a no abandonar el camino de la libertad y amputar cualquier idea o frenesí que colabore con el totalitarismo. Deben estar tristes por la irremediable pérdida de este escrupuloso analista y pensador, aquellos directores de periódicos que, guiados por una endeble moral ante la verdad o el

    Leer más…

  • ¿Libertad sólo para Leopoldo? … mejor para todos

    El gran drama personal que vive el candidato opositor a la vicepresidencia, Leopoldo Fernández, ha influido notablemente en las campañas electorales del oficialismo y de la propia oposición. Es pues, el único tema válido que ha simplificado el debate electoral y que al mismo tiempo ha concentrado y capitalizado la atención de la ciudadanía, como si de este asunto dependiera el futuro de Bolivia. Pocos se dieron cuenta que se ha dejado de lado lo más importante: la contienda ideológica y la presentación de alternativas centradas en los valores de desarrollo humano.

    Leer más…

  • Los desfiles son para los masoquistas

    Los desfiles siempre han servido para hipnotizar al pueblo inocente y desorientado. A la gente aplaudidora no le gusta escuchar discursos, pero más le encanta ver esos desfiles cargados de un cúmulo de sensaciones instantáneas y frágiles, que no son otra cosa que la mejor forma de fascinar, distraer y lograr la sumisión. En el desfile de Sucre; y mejor en el de Oruro, Evo se sintió en libertad y a plena satisfacción. En suma: se vio gobernando.

    Leer más…

  • Cuando el terrorismo sindical nos destroce a todos

    Muchos amigos y también conocidos me envían, al correo electrónico, sus comentarios sobre los temas que abordo en esta columna.  Como se supone, los comentarios son favorables, pero también he recibido disentimientos, algunos irracionales y otros notables.  Esto no es un problema, porque todos manifestamos nuestros propios pensamientos en absoluta libertad de expresión, tanto de ida como de vuelta.

    Leer más…

error: El contenido textual de gonzalesyaksic.com está protegido en Bolivia por la Ley Nº 1322.