Informalidad

  • Perder menos o cerrar

    La crisis económica terminará colocando al Gobierno socialista en una situación peor de la que se encuentra, por culpa del narcotráfico y la corrupción. No existe un ser vivo en Bolivia que dude que las empresas privadas estén haciendo grandes sacrificios para cumplir con la idea de país que han diseñado los masistas, por encargo de los cubanos y los chavistas. Muchas empresas formales ya han pegado el grito, pero no existe gobernante azul que reconozca la crisis que ya se vive, la competencia desleal provocada por el contrabando protegido oficialmente, las ilegítimas cargas sociales a favor de los trabajadores,

    Leer más…

  • La fantasía de la igualdad tributaria

    Los servidores públicos del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas (MEFP), con actitudes absolutamente contradictorias, han activado la consigna para sumar a todos los bolivianos y bolivianas en el régimen general tributario. Pese a que estas gestiones no han resultado tan positivas, se nota que ya existe la voluntad política para encarar la liquidación definitiva de los regímenes especiales.  Por esto es que el transporte pesado decidió bloquear caminos este lunes y radicalizar su posición con medidas de presión en protesta por la reducción del crédito fiscal en las facturas por la compra de combustibles subvencionados. También los comerciantes minoristas

    Leer más…

  • El contrabando conspira junto con el gobierno

    El nuevo Estado Plurinacional se encuentra inmovilizado y en medio de unas lagunas cargadas de inmorales actitudes provocadas por omisiones y negligencias inexcusables de los gobernantes bolivianos, que sin duda están  aliados con los sectores del trasportes y del comercio minorista, muy afines al contrabando y  la informalidad. Fue en 2003 cuando estos sectores convencieron a la comunidad entera para que el contrabando sea visto como un “mal menor absolutamente comprensible”. Así se diferenció entre el contrabando «menor», que constituyó una simple contravención tributaria, y el otro denominado «mayor», considerado como un delito y con una pena de tres a

    Leer más…

  • Apuesta y alegato contra el régimen simplificado

    Alguien desde el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas lanzó fuego cuando anunció que se está trabajando un proyecto de ley de eliminación del Régimen Tributario Simplificado (RTS) al que pertenecen unos 20.000 minoristas, artesanos y vivanderos. De inmediato, estos protestaron en defensa de su “derecho a no facturar” y “no exigir facturas”, porque de lo contrario, dicen, se “desvirtuaría el sistema y los costos se encarecerían”. Para apagar este incendió salió la viceministra de Política Tributaria y ratificó que el RTS no se eliminará y que lo que se quiere es evitar que los minoristas compren artículos a los

    Leer más…

  • Cuando la dinamita habla, Evo calla

    Aquel 13 de noviembre de 1789, Benjamín Franklin le escribió una carta a Juan Bautista le Roy y  sin equívocos le dijo: “en este mundo nada se puede decir que es verdadero, excepto la muerte y los impuestos”.  Esta sentencia pone de relieve, tácitamente, el imperio fiscal sobre el pago obligatorio de impuestos y la consiguiente consolidación de este poder tributario en cualquier nación moderna.

    Leer más…

  • El nuevo Prefecto y su familia

    En el último artículo publicado el pasado sábado 12 en esta columna se dijo, en resumen, que el “prefecto autonómico”, elegido democráticamente, en lo económico seguirá dependiendo de las transferencias del TGN o arremeterá normativamente para crear nuevos impuestos de dominio departamental que le permitan sobrevivir en el marco de la autonomía, siempre contra el bolsillo del contribuyente.  Contra esta hipótesis, que tiene bastante sustento objetivo, se han pronunciado algunos ciudadanos que para evitar el consuelo de la autonomía han pegado el grito más libertario e independentista que me ha tocado escuchar.  En suma se dice de contrario que el

    Leer más…

error: El contenido textual de gonzalesyaksic.com está protegido en Bolivia por la Ley Nº 1322.