Evo Morales

  • Los siguientes dos pasos

    Este sábado desperté con el delirio de que mi protesta no era contra el fraude, tampoco para pedir la auditoría, la segunda vuelta o la anulación de elecciones; sino era mi impotencia contra todas las acciones negligentes de los políticos opositores que no impidieron que Evo Morales se repostule a un cuarto mandato. Una semana antes de las elecciones, desde esta columna, había advertido que Evo ganaría en primera vuelta y este sería “el castigo por no haber dejado la piel en la lucha contra la inconstitucional candidatura”, tarea urgente que abandonaron los opositores. Evo logró su objetivo: se repostuló

    Leer más…

  • Del fraude a la violencia

    Los que creen que la votación ciudadana en las elecciones generales del 20/10 derivará en una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados, están muy equivocados. Su yerro quizás radica en la confianza sobre los actos transparentes y las actitudes imparciales de los miembros del Tribunal Supremo Electoral (TSE). Parece que la mayoría de la gente ha olvidado que el Gobierno contará los votos y el TSE sólo comunicará los resultados; pero todos saben que ya existe en marcha un fraude mayúsculo que empotrará en el poder a Evo Morales, como sea y al costo que sea. La opción

    Leer más…

  • ¿El jefe indio irá a la guerra?

    La conversación telefónica entre el dictador venezolano y el boliviano, fue jocosa y cargada de alimento para los bobos. Fue suficiente que Maduro califique a Evo como el “jefe indio del sur” para que se desate una escaramuza ridícula en las redes sociales y en el campo político. Hubo quienes colocaron al indio cocalero con un tocado de plumas a la usanza de los jefes cheyenes; otros no dudaron en despotricar contra la posición subordinada que asume el presidente boliviano cuando se somete a sus jefes venezolanos y cubanos; ni hablar de la defensa que hicieron algunos opositores de la

    Leer más…

  • 20F: Bloqueo nacional de caminos

    Unos operadores políticos del partido de Gobierno han convocado, para el 21 de febrero próximo, a la enésima proclamación de Evo Morales como candidato a la presidencia para las elecciones de 2019. Con mucha antelación y para la misma fecha, las plataformas opositoras también han anunciado el paro nacional repudiando el proyecto de la repostulación o reelección del líder cocalero. No queda duda que ya existe un abierto enfrentamiento entre quienes sustentan el imperio de la Constitución Política del Estado y defienden el resultado del referéndum vinculante del 21F de 2016; y quienes contaminan la convivencia pacífica. Por la insistencia

    Leer más…

  • 16D, día de arreo masista

    Ya quedan pocos días para que los servidores públicos del nivel central del Gobierno cumplan con su deber de viajar  a la ciudad de Cochabamba para la concentración del próximo 16 de diciembre (16D). Este arreo humano se produce en uno de los peores momentos del largo periodo gubernamental y ha sido planificado sólo para rescatar exiguamente algunos peldaños de popularidad que el presidente Evo Morales ha perdido este año que ya termina. La grey masista ha sido convocada para proclamar la cuarta candidatura del líder cocalero para las elecciones presidenciales de 2019. Los masistas de menor jerarquía están siendo

    Leer más…

  • El artículo 169 y los ebrios de poder

    Lo que no deja de sorprenderme es la creatividad desenfadada de los abogados y leguleyos masistas para inventar esa sarta de artimañas y procedimientos de mala fe; o para extraer alguna decisión del “soberano” y así empotrar en el poder al recientemente declarado “comandante” Evo Morales. Cualquiera de las propuestas de los movimientos sociales afines al gobierno, sea la anulación del referendo 21F, la iniciativa legislativa ciudadana de la repostulación, la renuncia anticipada del comandante o el truco jurídico que sea, genera en los cortos de mente la sensación artificial de que el masismo tiene un inconmensurable espíritu democrático y

    Leer más…

error: El contenido textual de gonzalesyaksic.com está protegido en Bolivia por la Ley Nº 1322.