Elecciones

  • Los siguientes dos pasos

    Este sábado desperté con el delirio de que mi protesta no era contra el fraude, tampoco para pedir la auditoría, la segunda vuelta o la anulación de elecciones; sino era mi impotencia contra todas las acciones negligentes de los políticos opositores que no impidieron que Evo Morales se repostule a un cuarto mandato. Una semana antes de las elecciones, desde esta columna, había advertido que Evo ganaría en primera vuelta y este sería “el castigo por no haber dejado la piel en la lucha contra la inconstitucional candidatura”, tarea urgente que abandonaron los opositores. Evo logró su objetivo: se repostuló

    Leer más…

  • Del fraude a la violencia

    Los que creen que la votación ciudadana en las elecciones generales del 20/10 derivará en una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados, están muy equivocados. Su yerro quizás radica en la confianza sobre los actos transparentes y las actitudes imparciales de los miembros del Tribunal Supremo Electoral (TSE). Parece que la mayoría de la gente ha olvidado que el Gobierno contará los votos y el TSE sólo comunicará los resultados; pero todos saben que ya existe en marcha un fraude mayúsculo que empotrará en el poder a Evo Morales, como sea y al costo que sea. La opción

    Leer más…

  • Tarde azul

    Los actos violentos ocurridos la tarde del pasado jueves en la ciudad de Santa Cruz han distraído completamente a la opinión pública y la han alejado de su principal atención que eran los incendios de la Chiquitanía, ahora en segundo plano. Lo sorpresivo del trance fanático y la inmediata reacción gubernamental han puesto bajo sospecha el artificial enfrentamiento entre los agredidos azules y los agresores “antiazules”, además en la medida que cada hora que pasa se va perfilando la idea de que todo ha respondido a un plan perfectamente montado desde las esferas donde se diseñan y controlan las acciones

    Leer más…

  • Los izquierdistas en las listas

    Ni sorpresa, menos extrañeza, han provocado los nombres registrados en las listas de los candidatos a las senadurías y diputaciones. A los candidatos a la presidencia ya los conocíamos, con todas sus deshonestidades y sus cicatrices. Además sabíamos de la triste existencia de algunos seres que ejercen el oficio de periodista, presentador de televisión, reina de belleza, dirigente o activista de variadas calañas, y que esos perfiles aportaban las mejores perspectivas para candidatear en las listas como asambleísta nacional. Muchos de esos seres son izquierdistas, otros falsos revolucionarios e infiltrados del oficialismo. En fin, esto es lo que merece Bolivia.

    Leer más…

  • Delincuentes en octubre negro

    Por el momento los líderes de la oposición política en Bolivia han optado por enfrentar a los vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE), para obligarles a renunciar a sus cargos como ha determinado el Comité de Defensa de la Democracia. Uno de los líderes opositores les calificó de “delincuentes” (sic), porque están urdiendo arbitrariedades y cometiendo crímenes para ensuciar las elecciones de octubre y permitir la reelección de los candidatos inhabilitados del oficialismo. Mañana lunes, varios colectivos ciudadanos marcharán en la ciudad de La Paz protestando contra la mugre que cubre el rostro de estos personajes siniestros. Creo que la

    Leer más…

  • Musculatura política

    El día viernes pasado, el vicepresidente García apareció junto con su esposa y la hija, en torno a una mesa con mantel rojo y atiborrada de golosinas propias de la Navidad, que luego degustaron los periodistas que fueron invitados a este desayuno. En fin, una distracción señorial que sólo los izquierdistas se brindan sin poner en riesgo sus billeteras. Por supuesto que no faltaron en la escena frívola el árbol adornado para la ocasión, los aros de Pascua, los panetones de todos los sabores, las velas rojas, las pompas doradas; y además la whipala, único referente del comunismo andino que

    Leer más…

error: El contenido textual de gonzalesyaksic.com está protegido en Bolivia por la Ley Nº 1322.