Columna

  • Cae un faro de libertad

    El común denominador entre la buena gente que genera periodismo de calidad fue el Dr. Alfonso Canelas Tardío. Como pocos, sembró su carácter respetuoso entre todas las personas, sea cual fuera su condición social. Saludaba a todos con una venia  impecable. Elegante, distinguido con serenidad. Preciso en su escritura. Encantadoramente ecuánime al juzgar las acciones u omisiones de los otros. Este perfecto caballero, este periodista libre ha dejado de iluminar este mar de tinieblas que ahora nos rodea. Hemos perdido demasiado con su partida.

    Leer más…

error: El contenido textual de gonzalesyaksic.com está protegido en Bolivia por la Ley Nº 1322.