Aniversario

  • Poco o nada cuenta ser uno más

    De niño, muy niño, conocí Los Tiempos. Fue cuando mi madre, anticomunista ella, nos daba cuenta con el periódico en la mano de la captura del guerrillero cubano Ernesto Che Guevara, más que las letras me impactó esa fotografía emblemática que aún refleja que cualquier humano para ser un ídolo vendido en medio de frivolidad, primero tiene que morir. Años después también vi llorar a mi madre la muerte accidental del presidente boliviano René Barrientos, siempre con el periódico Los Tiempos. Así fue, como se presentaba el periódico en mi casa todos los días, papel y tinta, blanco y negro.

    Leer más…

error: El contenido textual de gonzalesyaksic.com está protegido en Bolivia por la Ley Nº 1322.